¿Llegará el fin del mundo?

Otra vez más, el fin del mundo no ha llegado. En esta ocasión, una profecía maya apuntaba al pasado 21 de diciembre como momento de su aparición. Motivados por el espectacular anuncio, investigadores de diversos ámbitos  interpretaron los glifos mayas sobre el acontecimiento una y otra vez. Y concluyeron que la predicción no se refiere a un suceso al estilo del juicio final, sino a la vuelta del dios de la creación y la guerra, Bolon Yokte, que marcaría el final de una era y la creación de otra era nueva.

Los descendientes de los mayas aún hoy habitan tierras centroamericanas. Muchos de ellos son miembros del movimiento zapatista por una vida digna y auto-determinada.  Y el pasado 21 de diciembre dejaron claro cómo interpretan el auspicio de sus antepasados. Marcharon en silencio por las cinco capitales regionales de Chiapas, reafirmando así su decisión para luchar por el fin de un mundo que les impide vivir. Su comunicado decía:                                      

¿ESCUCHARON?

Es el sonido de su mundo derrumbándose.

Es el del nuestro resurgiendo.

El día que fue el día, era noche.

Y noche será el día que será el día.

¡DEMOCRACIA!

¡LIBERTAD!

¡JUSTICIA!”

En Palenque, Ocosingo, Altamirano, Las Margaritas y San Cristóbal de las Casas, decenas de miles de personas salieron a la calle. A pesar de la pobreza y la persecución que viven los pueblos indígenas, los zapatistas afirman haber escuchado el sonido de un futuro mejor. Hasta dicen estar mejor ya. ¿Y por aquí? ¿Qué es lo que escuchamos, y cuál es nuestra respuesta ?

El mundo tan complejo que es nuestro hábitat pide una percepción refinada. A la vez, es tan escandaloso que perturba los sentidos. No es de extrañar, pues, que cada vez resulte más difícil orientarse, y que los presagios del fin del mundo gocen de tal popularidad. El fin del mundo llegará, claro está. Algún día dejará de existir nuestro planeta azul. Y en la historia de la tierra la vida humana no será más que un granito de arena. Aun así, seguimos pasando por una transformación tras otra. Seguimos afrontando cambios fundamentales. Seguimos promoviendo revoluciones.

La revolución digital, por ejemplo, conlleva la modificación de nuestras habilidades sensoriales, sociales e intelectuales. Amenaza con el control y la manipulación de nuestras esferas más íntimas y, a la vez, abre nuevas posibilidades de información, de comunicación y de expresión.  Este blog quiere ofrecer un espacio para reflexionar sobre lo que es nuestro mundo, y lo que podría ser. De momento, las entradas serán esporádicas. Tocarán temas de los ámbitos más diversos, como la sociedad, el medioambiente, la ciencia, la salud, el crecimiento personal… y todo lo que (re-)surja.  Espero que te apetzca escuchar el eco de sus reflexiones.


Antiguamente, a la hora de convocar una reunión, los mayas soplaban un caracol.Por ello, hoy, las sedes de las cinco Juntas de Buen Gobierno (zapatista) se llaman “Caracol”.


Te avisaré cada vez que publico una aportación si me lo pides mediante un mail a correo@ruth-baier.info
También notificaré las entradas mediante mi página de facebook: Memoria Corporal